web analytics
Está bien llevar a los niños de regreso a clases, 
¿Cuándo le vamos a decir a la gente la Verdad?
Rand Paul
Senador de los Estados Unidos

En la época de la información y el conocimiento no deberíamos dar crédito a la información así sin más, pues está politizada. Sólo se quiere escuchar lo políticamente correcto para la opinión pública y para la opinión privada. Todavía hay que ser mucho más precavido con la información que se basa en cifras. Cuando somos conscientes de que está mediatizada, se nos posibilita analizar y rendirle honor a la verdad que nos permita desmentir las falsedades y así convertir la información en verdadero conocimiento.

El poder médico como aquel que supuestamente se encuentra por encima de cualquier ideología y tendencia política, pretende ser objetivo. Su dependencia en lo que se supone es la ciencia presume que hay unas leyes propias de la naturaleza, realidades generalizables a nivel universal. A pesar de ese sólido ideal las recomendaciones de los médicos y de la ciencia misma deberían basarse en la experiencia y comprobación científica en la práctica para que sus afirmaciones signifiquen conocimiento científico y no sean simplemente conjeturas u opiniones. No obstante, los gobiernos han dado crédito y fundamentado sus determinaciones sobre salubridad pública sobre hipótesis y predicciones que han resultado falseadas acerca del contagio, el nivel de mortalidad y las maneras de prevención para no agarrar el virus y desarrollar la Covid 19. Gracias a un cuerpo de evidencia importante, producto de la experiencia y análisis de datos empíricos, se han llegado a conclusiones que lejos de reforzar el pánico y justificar la ley marcial y las cuarentenas, son optimistas en cuanto a reabrir la economía y volver a nuestras actividades cotidianas.

La evidencia alrededor del mundo desafía la hipótesis de que los menores son propensos a enfermarse, y lo más grave, que sean propagadores silenciosos de la enfermedad. No hay evidencia de contagio entre ellos ni de que haya infecciones de niño a adulto. Los datos fueron presentados por el senador por el estado de Kentucky, Rand Paul en dos audiencias el 12 de Mayo (C-Span 2020ª), y el 30 de junio (C-Span, 2020b) en el Comité del Senado para la Salud, Educación, Trabajo y Pensiones sobre la respuesta del gobierno ante la Covid 19 y la reapertura de las escuelas. Allí testificó, una vez de manera virtual y otra presencial Anthony Fauci, médico y epidemiólogo encargado oficial sobre Salud Pública, miembro de la fuerza de tarea sobre el Coronavirus y director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infectocontagiosas del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos. De acuerdo con el diario EL Tiempo (Internacional 2020) Fauci es: “la voz científica de Washington para mitigar los efectos de la enfermedad”. Es cabeza visible del planeamiento centralizado y toma de decisiones en cuanto a medidas sobre salud pública, particularmente para evitar la propagación del virus SARS CoV2.

El senador Rand Paul (2020 b) increpó al epidemiólogo por su pesimismo y falta de soporte científico para sus decisiones sobre salud pública:

“Arrogancia fatal es el concepto del planeamiento central con toma de decisiones concentrado en pocas manos. No puede entenderse completamente las millones de interacciones individuales ocurriendo simultáneamente en el mercado. Hay una fatal arrogancia en creer que una persona o pequeño grupo de personas tiene el conocimiento necesario para dirigir una economía, o dictar el comportamiento de la salud pública”.

Rand Paul es enfático cuando afirma que no se le puede delegar la toma de decisiones y la planeación a un pequeño grupo de personas que ejerce su poder de manera antidemocrática. Según Paul esto ha llevado a que cualquier afirmación de este tipo centralizado puede hacer daño, como parece estar ocurriendo cuando se estropea la economía con medidas draconianas y a pesar de la evidencia científica se toman decisiones a partir de opiniones, no sobre conocimiento (2020b):

“Creo que los expertos del gobierno durante esta pandemia necesitan mostrar prudencia en sus pronósticos, es importante darse cuenta que si una sociedad está sumisamente sometida a un experto y tal experto está equivocado, mucho daño puede ocurrir, permitiendo que una política de una persona o un grupo pequeño de hombres y mujeres sea impuesta sobre una nación entera…Tomen por ejemplo como expertos del gobierno continúan pidiendo que las escuelas y guarderías permanezcan cerradas. Otros recomiendan restricciones que hacen imposible que la escuela funcione”.

En otra audiencia ante este comité el senador Paul dijo que (2020a): “No creo que usted (Fauci) sea la quintaesencia ni creo que usted sea única persona que pueda tomar una decisión; hay gente en el otro lado que dice  que podemos abrir la economía.»

Eso le conduce a sugerir que la toma de decisiones no debe estar centralizada en unas pocas manos, y que cada distrito educativo debe tomar sus propias decisiones independiente de un poder central. También ha demostrado con cifras de Europa y Estados Unidos cómo ni el haber mantenido las escuelas abiertas, ni haber vuelto a clases después de la cuarentena ha provocado reinfecciones u oleadas de la enfermedad y la mortalidad asociada. Esto comprobaría que los niños no se contagian y mucho menos son capaces de contagiar adultos. Rand Paul (2020b) respalda la afirmación de que lo que se cree sobre la transmisión entre niños y el contagio Niño-Adulto es errado con los siguientes datos:

 (…) Por un tiempo puede no haber habido suficiente información sobre el Coronavirus en los niños pero ahora sí la hay. En Europa, 22 países han reabierto las escuelas y no se ha visto un incremento discernible en casos. Estas gráficas detrás de mí muestran que no hay oleadas cuando las escuelas abren. La línea roja es cuando las escuelas abren. Hay datos de Francia, Austria, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Países Bajos; no hay picos cuando abren las escuelasRastreo de contactos en Islandia, China, Gran Bretaña y Países Bajos no encuentran un solo caso de infección de niño a adulto. Aquí en las guarderías para trabajadores esenciales han permanecido abiertas a lo largo de la pandemia en algunos estados. La universidad de Brown ha recolectado datos de las guarderías, sobre 25.000 niños en estudio. Encontraron sólo que 0.16 tuvieron Covid.  En cuanto a los casos trabajadores de personal fue del 1% entre más de 9000 trabajadores. El YMCA  también ha presentado estadísticas: entre 40.000 niños, de 1.100 lugares no hubo reportes de brotes o rebrotes. El Dr. Joshua Shartfstein de John Hopkins escribe que hay una evidencia convergente, de que el Coronavirus no se transmite ente los niños pequeños como la gripa, que hay un riesgo menor. Justo ayer la Academia Americana de Pediatría dice que se tiene que enviar los niños de vuelta a la escuela, los queremos físicamente presentes en las escuelas. Incluso hay evidencia acumulada de que los niños tienen menos probabilidad de contraer el virus. Finalmente, todo esto se reduce a la arrogancia fatal de los planificadores centrales que tienen suficiente sabiduría para de alguna manera decirle a una nación de 330 millones de personas qué pueden y qué no pueden hacer. De repente nuestros planificadores podrían pensar dos veces antes de intervenir sobre todo asunto, de repente nuestros expertos del gobierno podrían no soltar la lengua antes de expresar su opinión de si se puede jugar al fútbol de la NFL, o al béisbol de las grandes ligas, ¡no en Octubre! De repente nuestros expertos podrían pensar dos veces antes de decirle a todo el mundo que la vacuna para la Covid probablemente no provocará inmunidad de rebaño, ¡No sabemos!, Por qué intervenir con estas opiniones cuando no se tiene el conocimiento,  estas son predicciones que pueden estar equivocada.

El científico islandés Kári Stefánsson, quien estudió la propagación de COVID-19 en su país, dijo al medio Science Museum Group en una entrevista en abril (Omizek 2020), que su investigación no reveló ni un solo caso de un niño en Islandia que infectara a sus padres. “Los niños menores de 10 años tienen menos probabilidades de infectarse que los adultos, y si se infectan, tienen menos probabilidades de enfermarse gravemente”, dijo Stefánsson en la entrevista, que tuvo lugar poco después de la publicación del estudio del que fue coautor en The New England Journal of Medicine. “Lo interesante es que, incluso si los niños se infectan, es menos probable que transmitan la enfermedad a otros, como los adultos. No hemos encontrado ni un solo caso de un niño infectando a sus padres”.

En cuanto a la relación entre no haber decretado cuarentena y seguir yendo a clase, o haber regresado a clases, y la mortalidad, Paul (C-Span 2020a) señala que en la población entre 0 a 1 año en el Estado de Nueva York, se acerca a cero y entre 18 a 45 años es de 10 %. Hace énfasis en que hay que tener una mente abierta con respecto a lo que pasa en Suecia: “la  mortalidad per cápita en Suecia, en donde los niños siguieron yendo a la escuela, es de hecho menor que en Francia, menor que en Italia menor que en Bélgica, menor que en España, menor que en Países Bajos y casi al mismo nivel que Suiza”(…). No creo que haya alguien diciendo que lo que sucedió en Suecia es un resultado inaceptable. La gente está intrigada por ello, y nosotros deberíamos estarlo”, dijo Paul. “En Kentucky hemos tenido el mismo nivel de mortalidad que en un temporada de gripe promedio”. En Estados Unidos, según él argumenta se han hecho predicciones erróneas. El poder debe ser disperso. Se tendría que abrir distrito por distrito y habría que dispersar el poder. “Creo que tenemos que tener un poco más de humildad cuando en nuestra creencia de qué es lo mejor para la economía”, dijo.

Las imprecisas predicciones que han proferido los poderes de la toma de decisiones han provocado un miedo infundado incluso dentro de los profesores. Parece ser el caso también para Colombia donde se le ha delegado a un grupo de personas, del gobierno actual, manejar los datos y las decisiones para mitigar los efectos nocivos a un pequeño grupo de personas sin ningún tipo de interventoría, Paul dice al respecto (2020b):

De repente nuestros expertos podrían considerar el miedo exagerado que se ha infundado en los profesores que están ahora miedosos de volver al trabajo. Nadie sabe las respuestas a estas preguntas; No se debería presumir que un grupo de expertos de alguna manera sabe qué es lo mejor para todos. Hayek estaba en lo cierto, sólo el poder de la toma de decisiones descentralizada, basado en millones de situaciones individualizadas puede llegar a qué riesgos y comportamientos cada individuo debería escoger, eso fue sobre lo que América fue fundado, no un rebaño con un par de personas en Washington diciéndonos a todos qué hacer y nosotros como ovejas ciegas siguiendo. Todo esto exige la pregunta, ¿Cuándo le vamos a decir a la gente la verdad de que está bien llevar sus hijos de vuelta a la escuela?

Mientras el Doctor Anthony Fauci es increpado por el Representante al Senado Rand Paul, se quita y se pone su tapabocas rojo  muy colorido, muy a la moda cumple con las normas del gobierno, mostrando incomodidad en la rendición de cuentas en el capitolio cuando el senador Rand Paul le exige una perspectiva optimista recalcando que las opciones han sido prohibicionistas y poco propositivas para un eventual regreso a clases. “Todos los días, virtualmente todos los días escuchamos de usted cosas que no podemos hacer pero cuando le preguntamos podemos ir de vuelta a la escuela, no escuchamos certeza del todo, escuchamos de pronto depende (2020 b).”

En consecuencia con esta posición y resaltando el autoritarismo del poder central, sugiere que hay un politización de la ciencia que respalda las medidas para la mitigación de los efectos de virus, poniendo en evidencia la exclusión y censura a la que se ven sometidos estudios que llegan a conclusiones “políticamente incorrectas” como que es raro que los niños transmitan el virus y que está bien que se regrese a clases, evitando que haya políticas de salubridad pública que no sean las de control de movilidad y pérdida de derechos civiles (C-Span, 2020b):

Todo este cuerpo de evidencia sobre las escuelas dice que no hay oleadas, toda la demostración comprueba que es raro. Hemos politizado esto, y lo hicimos políticamente correcto. La OMS lanza que es raro (el contagio de niños), tenemos una científico allí que honestamente  da su opinión y ¿Qué sucede con ella? Es censurada y  al  reporte al que se refiere lo han sacado de la página web, cuando vas a ese reporte científico y tratas de hacer click en el link, la OMS lo ha protegido de nosotros porque dice algo que no es políticamente correcto, ¿adivinen qué?: “Es raro que los niños lo transmitan”. Pero no escucho nada de eso que venga de usted, todo lo que se puede escuchar  es como no podemos hacer esto, no podemos hacer aquello, no podemos jugar béisbol. Incluso eso no es basado en la ciencia, es decir, la gripe estacional alcanza su pico en febrero, no sabemos si el Covid va a ser como la temporada de gripe, podría, pero no lo sabemos, pero no prohibiríamos las escuelas en octubre, puede cerrar algunas escuelas cuando les dé la gripa, no podemos pretender que lo sabemos todo, pero mi pregunta hacia usted es ¿nos puede decir algo más a cerca de las escuelas, podemos volver a la escuelas? hay mucha evidencia que de hecho es una buena evidencia, los niños no lo están transmitiendo, es raro. Y los niños permanecen sanos, entonces ¿sí podemos abrir nuestros colegios?

 Las directrices para el regreso a clases de la Academia Americana de pediatría le ha dicho a los directivas de educación que:

“Nuestra academia cree firmemente que todas las consideraciones políticas  para este nuevo año lectivo (Otoño) empieza con el objetivo de que los niños regresen físicamente a las escuelas, la importancia de la educación en persona está ampliamente documentada, ya hay evidencia de impactos negativos por el cierre de las escuelas en la primavera del 2020. El tiempo prolongado por fuera de la escuela y la asociada interrupción de los servicios de apoyo a veces resulta en aislamiento social haciendo difícil identificar y dirigir  déficits de aprendizaje, además de abuso a menores, uso de sustancias, depresión e ideación suicida, esto en cambio pone a los niños en morbilidad y en algunos casos mortalidad.

Rand Paul (2020ª) dice que: «si mantenemos a los niños fuera de la escuela durante otro año, lo que va a suceder es que los niños pobres y desfavorecidos que no tienen un padre que pueda enseñarles en casa no van a aprender durante un año completo. Hay un gran error si no vuelven los niños y se desarrollan». Hay un problema en el desarrollo y los ciclos en los que tienen que evolucionar los niños en la medida en que se alejan de sus compañeros de ciclo y de un ambiente de aprendizaje en persona.

Ante la evidencia surge la pregunta si en Colombia es siquiera posible poner en entredicho los mandatos oficiales de los “grupos de expertos” «sociedades científicas» y las cifras en que se basan. La oficialidad y el discurso sobre el virus en Colombia no han sido puestos en entredicho. Sería interesante hacer lo que se ha hecho Alemania (Quira Medios 2020)  dónde ha habido comisiones extraoficiales para la investigación del virus y las estrategias para enfrentarlo.

Comisión extraparlamentaria sobre el coronavirus

Más que seguir las determinaciones que sobre salud pública dicta el ejecutivo a partir de  una ley ordinaria de emergencia sanitaria, y recomendaciones que nacen de organismos trasnacionales no ha habido una indagación científica sensata en el contexto colombiano, con base a la experiencia sobre la posibilidad del regreso a clase. Se basa en suposiciones. Más que homogeneizar a la comunidad estudiantil y sus reivindicaciones, y seguir en la posición política correcta de estar en un estado de alarma y promover la virtualidad, se debería sondear la posición de diferentes estamentos de la comunidad estudiantil a cerca de la alternancia. Ha habido muchos problemas que  ha traído el confinamiento lo que ha impedido la intervención profesional desde los orientadores escolares; hay profesores y directivas que no están de acuerdo con la virtualidad, y en una sociedad democrática estas demandas deberían ser protegidas. En Colombia hay orientadores que han manifestado que hay sobrecargas de trabajos y tareas que no están obligados a hacer, hay profesores que se les ha incrementado el estrés y no han dejado que se les trate como enfermedades de trabajo en la EPS, hay estudiantes que exigen una mejor retroalimentación en cuanto al proceso de aprendizaje, la virtualidad y sus herramientas web 2.0 se redujeron a repartir guías por correo.

Si en los poderes públicos vemos un total absolutismo, con el ejecutivo cooptando todos los poderes, en la ciencia, las directivas educativas oficiales, e incluso sindicatos, cuyas verdades deben surgir del debate, también ocurre lo mismo. Las instituciones del estado están cooptadas burocráticamente para un gobierno  de manera que sirven para su beneficio, la corrupción, y eso se ve reflejado en cifras amañadas y hasta inexistentes sobre los datos que serían básicos para el regreso a clase. De parte de los maestros que apoyan la virtualidad hay una aceptación implícita que todo se decide a partir del miedo y la emoción y no de la razón. La escuela debería reivindicar la ciencia. Un grupo de personas imponen la verdad y lo que debe hacer todo el país desde una posición centralizada. En Colombia, ¿cuándo van a testificar los que deciden las políticas públicas, cuando se le va a hacer un control político a lo que se supone son normas y predicciones basadas en la ciencia?

Tenemos que elaborar unas estadísticas por medio de preguntas a los docentes a cerca de los problemas de la virtualidad y de si consideran la probabilidad del regreso a clase. Datos que provengan del comportamiento del contagio en las poblaciones de niños que han tenido que permanecer juntos durante la cuarentena, ¿hubo guarderías abiertas? Secretaría de integración reporta que por decreto se cerraron en todo el territorio nacional durante la pandemia,  pero se puede indagar sobre la situación actual en los hogares tras la falta de guarderías. Es preocupante que se quiera anular la posibilidad de aprendizajes significativos en los niños. La educación, y más bien la comunidad educativa debería resaltar la ciencia en estos momentos en que es evidente su ausencia como base para tomar medidas que beneficien realmente a la sociedad. Hasta ahora las decisiones del ejecutivo basados en la pseudociencia, nacional e internacional, nos están arruinando.

Referencias.

C-Span. 2020a. White House Coronavirus Task Force Members Testify on Coronavirus Response and Reopening Phases [Video]. (05.12.2020) https://www.c-span.org/video/?471837-1/white-house-coronavirus-task-force-members-testify-coronavirus-response-reopening-phases

C-Span.2020b COVID-19 Response and Reopening Schools [Video]. (30.06.2020) Recuperado de: https://www.c-span.org/video/?473393-1/covid-19-response-reopening-schools&live=

Internacional.2020. El epidemiólogo que le hace contrapeso a Trump en La Casa Blanca. El Tiempo. Recuperado de: https://www.eltiempo.com/mundo/eeuu-y-canada/perfil-de-anthony-fauci-lider-de-la-estrategia-contra-el-coronavirus-en-estados-unidos-479682

Quira Medios.2020. Comisión de Investigación extraparlamentaria sobre el coronavirus [Video] (12.07.2020).

Omizek, Tom. 12.05.2020. Rand Paul desafía a Fauci sobre las predicciones durante audiencia del Senado. Recuperado de: https://es.theepochtimes.com/rand-paul-desafia-a-fauci-sobre-las-predicciones-durante-audiencia-del-senado_662672.html


[1] Las traducciones fueron hechas por nosotros

Visits: 1239

Suscríbase a nuestro Boletín

Unase a nuestra lista de suscriptores para recibir las noticias y novedades de su interés.

Gracias por suscribirse.

Share This